cactófilos

Un mundo por descubrir


El Gigante Olvidado

Hace poco mas de un año, un amigo me envío un correo con un enlace a un blog que centro mi lectura y me pareció muy interesante, hablaba sobre la historia de un curioso cactus y la expo de Sevilla, pensé que tendría que compartirlo, ya que yo nunca había oido hablar de aquello, pero comentándolo con aficionados me di cuenta de que eran demasiadas personas las que no sabían aquella historia, así que me puse manos a la obra.

Empece a recopilar información pero entre ferias, viajes, exposiciones, charlas etc lo deje un poco en el olvido…

Hace unos días quede para tomar unas cervezas con mis hermanas favoritas que en breve viajaran hacia una nueva aventura en México y por casualidades de la vida unos familiares mexicanos de las Equiz venían a España de turismo por Europa, Allí estuvimos entre cerveza y cerveza y salió el tema de los cactus y los sahuaros, volví a recordar la historia de la expo y decidí que ahora si era el momento.

Que menos que dedicarles este articulo a todos los que estuvieron esa noche en la despedida y recibimiento y que soportan mis charlas de cactus heroicamente, las hermanas Equiz por su cariño durante años y por acordarse de mi cuando estuvieron en el valle de los gigantes poniéndome los dientes largos con sus fotitos, Muchas gracias mi peque Lauri y Monica, a Richi y Angelica por mas de 20 años de amistad y por estar ahí siempre que se les necesita, a David por aguantarme en Chile las caminatas en busca de todos los cactus posibles que existieran, a mi “hermanito” por compartir tan buenos ratos con nosotros y faltaría mas al sobrino de Laura y Monica y al tío de este, los Carlos mexicanos con los que pasamos una noche increíble y con los que seguramente pasaremos mas por tierras Mexicanas, va por vosotros!!

El 20 de abril de 1992 daba comienzo la Expo de Sevilla, por aquel entonces todos recordaremos el revuelo que había, todo el mundo quería ir a la expo, la televisión estaba inundada de reportajes con imágenes de todos los pabellones que habían montado los diferentes países, quien no recuerda a Curro aquel simpático pájaro multicolor? Ademas coincidía con el V centenario del descubrimiento de América…

Como siempre los países se daban prisa para dar su mejor imagen… ideas inverosímiles a veces difíciles de creer como la que protagonizo Chile y su trozo de “Iceberg” sacado de bahía Paraíso, en la Antártida, por el buque Galvarino de la armada chilena y tuvo que ser mantenido dentro de una estructura con una temperatura de entre 5 y 10 grados bajo cero. El hielo, de un color azul violáceo por su especial densidad, hacia permanecido congelado durante miles de años y compactado a cinco kilómetros de profundidad en la Antártida antes de convertirse en un iceberg flotante. Todo un revuelo para ecologistas que no paraban de manifestarse.

México decidió no quedarse atrás y se le ocurría la maravillosa idea de regalar a España para la expo y V centenario del descubrimiento de América uno de los emblemas del desierto Mexicano, el Sahuaro.

Era el 14 de diciembre de 1991 y comenzaban los trabajos para la extracción de uno de los cactus mas bellos del Valle de los Gigantes en Mexicali. Este mismo Sahuaro ya había sido propuesto para llevarlo al ayuntamiento de Mexicali por su gran belleza pero al final descartaron su traslado por su complejidad en el traslado y alto precio y en su lugar se creo una escultura de hormigón sin duda una gran idea.

Foto: bajablogcynthia.blogspot.com

Aquellas obras complejas iban contrarreloj y los trabajos de realizaban día y noche, para dichos trabajos se construyo una jaula especial de las dimensiones de aquel majestuoso cactus y se empezó a cavar un inmenso agujero para sacar las raíces de mas de 10 metros que después meterían en un enorme cajón acondicionado para tal efecto con material especial que las mantendría húmedas en su largo viaje.

Foto: esasevilla.blogspot.com

Varias grúas eran llevadas hasta el lugar para operar en aquellos delicados trabajos, una de ellas al intentar subirlo partió el cable debido al peso de todo el conjunto ya que a las 18 toneladas del cactus había que sumarle la de la estructura de metal y el cajón especial para las raíces.

Foto: esasevilla.blogspot.com

 

Tuvo que venir otra grúa que también tuvo problemas al igual que el camión de 30 ruedas que quedo hundido en la arena del desierto mientras lo transportaba y al que tuvieron que rescatar nuevamente otras grúas que se desplazaron hasta el lugar.

Foto: esasevilla.blogspot.com

Como comprenderéis aquella obra faraónica pronto corrió por todo México y multitud de ecologista divulgaban la noticia por todos los rincones para evitar su extracción y transporte hasta España. Tanto fue el revuelo que surgieron numerosas manifestaciones y hasta se llevo el tema al congreso que paralizo los trabajos el 23 de enero. Con este paron en dicha aventura las fechas de le expo se acercaban y muchos de los ecologistas boicoteaban mas este traslado para evitar que no llegara a tiempo, pero una rocambolesca casualidad con un avión Ruso que se encontraba en San Diego por falta de dinero hizo que el traslado al final de llevara a cabo gracias a un acuerdo con Juan Siles, todo ello bajo una fuerte escolta policial y con anécdotas como la que protagonizo uno de los técnicos que se encargaba del ajuste de la jaula y ante tal descontrol fue llevado dentro del avión hasta España al no hablar ingles y confundir las indicaciones de los pilotos.

Las complicaciones no acababan ahí, y cuando todo parecía que marchaba sobre ruedas y que ya no habría problemas el avión llegaba a España y no había grúas preparadas para la descarga de este gigante, con lo que tuvo que realizarse con las propias grúas del aeropuerto y un gran numero de personas que colaboraron en el traslado del cactus hasta fuera de las pistas para que el aeropuerto pudiera seguir su vida normal.

Como imaginareis no podía quedar la cosa así, y tras cargar el Sahuaro en un enorme camión y llevarlo al pabellón de México, los técnicos se dieron cuenta que con las obras la entrada estaba bloqueada así que nuevamente tuvieron que salvar el problema con varias grúas que elevaron la planta por encima del pabellón para acercarla al lugar donde finalmente iba a ser ubicada.

Una historia realmente increíble que seguía con sus anécdotas alguna de ellas graciosas como la que le ocurrió al operario que viajo por confusión dentro del avión a España y que a la vuelta fue retenido en Estados Unidos al no llevar documentación y contarles al servicio de control de aduanas la anecdótica historia la cual lógicamente no se creyeron, así que España tuvo que mediar para que pudiera salir de aquella situación no sin antes llevarse la agradable multa de 90 dólares.

Era el 20 de abril y aquel majestuoso espécimen de Carnegiea gigantea de mas de 14 metros (en algunas publicaciones he leído que tenia 17 metros), 18 toneladas y una vida aproximada de 1500 años lucia espectacular en su emplazamiento, muchos turistas lo encuadraban en el objetivo de sus cámaras sin tener la mas mínima idea de las aventuras que había sufrido hasta su llegada.

Foto: esasevilla.blogspot.com

El 12 de octubre la feria llegaba a su fin y poco a poco se iban olvidando y abandonando muchas de las cosas que en su día lucieron en aquella feria delante de los ojos de millones de personas, una de ellas nuestro cactus, aquel Sahuaro que tantas aventuras vivió, aquel cactus que llevaba mas de 1000 años tranquilo en su casa en el desierto mexicano, aquella planta que había soportado estoicamente fríos, calores, vientos, tormentas el paso de épocas y personas delante suya durante muchísimos años, aquel maravilloso monumento natural con un valor inimaginable quedaba relegado al olvido tratando de adaptarse a Sevilla apartado de su tranquila casa.

Una triste historia que después de toda esta aventura, este gigante natural no sea valorado como la joya que realmente es y apenas tenga menciones en la ciudad de Sevilla ni una triste placa con su nombre y su origen o pequeña historia, sin duda, hubiera estado mejor en su hábitat donde había vivido tranquilamente durante miles de años y de donde nunca debió de ser extraído, o a las malas cometido el error, en algún jardín botánico o similar, hoy en día pocas opciones quedan seguramente los trabajos para sacarlo de nuevo le ocasionaría mas daños a este abuelito milenario.

Lo único bueno que sacamos de esta curiosa historia, es sin duda la protección especial que se le otorgó a la zona de donde se extrajo la planta debido a todo el revuelo causado y que hará que varios de sus hermanos puedan vivir felices muchos mas años. El Valle de los Gigantes en San Felipe (Baja California) cuenta con mas de 1200 ejemplares de estas imponentes torres naturales y gracias a esta protección es una gran atracción turística donde se ayuda a conocer mas estas fantásticas plantas y al mismo tiempo constituye un buen aporte de ingresos para la zona.

Laura junto al cartel de la reserva Foto: Hermanas Equiz

El Sahuaro o Saguaro como se le conoce comúnmente es un cactus originario de Sonora (México) Arizona y California (USA). Su nombre científico es Carnegiea gigantea y esta dedicado al filántropo  norteamericano Andrew Carnegie (1835-1919) quien en 1903 mediante la fundación que lleva su apellido construyó en Tucson, Arizona, el Laboratorio Botánico del Desierto.

Carnegie gigantea es un género de cactus monotípico que se puede encontrar desde el nivel del mar hasta los 2000 metros. Es habitualmente confundido con El cardón o cardón gigante nombre común del Pachycereus pringlei, con el que habitualmente también se llama en algunas zona a la Carnegiea gigantea y es normal ya que comparten similitudes morfológicas importantes por lo cual podríamos decir que son géneros hermanos y deja su posición en la taxonomía como no definida y es que aunque se mantengan en géneros diferentes es posible que en algunos años se incluya dentro del género Pachycereus.

Laura con un espectacular ejemplar. Foto: Hermanas Equiz

Estas dos especies son las mas altas dentro del mundo de las cactáceas llegando a mas de 20 metros de altura del P.pringlei que se considera el cactus mas alto del mundo. Son plantas pesadas, bien adaptadas al terreno con tallos de mas de un metro de grosor y sistemas radiculares increíbles que evitan la erosión del terreno y pueden llegar almacenar mas de 1000 litros de agua después de lluvias copiosas, debido a esto algunos ejemplares caen al suelo si después de almacenar tales cantidades de agua se dan fuertes vientos.

Para que nos hagamos una idea de su enorme grosor. Foto: Hermanas Equiz

 

Su crecimiento es muy lento, siendo algo mas rápido en P. pringlei que en C.gigantea, estas plantas dependiendo de las lluvias y su edad pueden crecer entre los 2 centímetros o algo mas de 20 al año en Pachycereus, algunos frutos de P.pringlei pueden albergar mas de 800 semillas de las que realmente llegan a germinar apenas un 1% y pocas llegan a su edad adulta. Sus flores principalmente nocturnas (aunque permanecen abiertas gran parte del día) posiblemente para que duren mas debido al calor de las zonas donde viven, son polinizadas por varias especies de murciélagos, también por abejas en las primeras horas del día o colibríes.

Ejemplar joven de Carnegiea gigantea

Son un elemento importante en hábitat para otras especies tanto de plantas o animales que lo utilizan como planta nodriza o como hogar, a menudo podemos ver agujeros en sus troncos que son utilizados por varios tipos de aves o abejas que utilizan para la fabricación de sus colmenas en el cruce de sus tallos. También varios roedores o reptiles utilizan los troncos huecos de especímenes muertos para su protección. Se ha comprobado que mas de 60 especies de animales viven relacionadas con estas cactáceas.

Ejemplar joven de Pachycereus pringlei

Estas plantas están muy relacionadas con la cultura del lugar donde viven, incluso el estado de Arizona (E.E.U.U.) tiene la flor de Carnegiea gigantea en su bandera.

Sus tallos se han utilizado desde tiempos antiguos para la construcción de viviendas o la elaboración de utensilios, muebles o para utilizarla como leña. También se consumen sus frutos frescos o preparados de diversas formas incluso en la creación de bebidas, para recolectarlos utilizan largas varas con las que bajan la fruta. A este instrumento le llaman “Sahuarero”. Estas cactáceas también son utilizadas en medicina tradicional para curar heridas, la tos o el reuma entre otros.

 

 

 

 

 

Fuentes:

Jardines Sin Fronteras

Esa Sevilla

Monografías botánicas – Vicente Bueno y José Plumed

Taxonomía de las Cactáceas – Joël Lodé

 

 

 

 

Anuncios