cactófilos

Un mundo por descubrir

Viaje Valencia 2019

 

 

El día 1 de Febrero, varios compañeros de la Asociación Cactus y Suculentas de Madrid (CACSUMA) nos poníamos en camino de un fin de semana de lo más cactófilo.

El primer punto del viaje que visitábamos la mañana del viernes fue el vivero de Javier Checa. Este vivero ya conocido por todos y famoso por sus visitas en la feria de Cheste, es uno de los que cuenta con las cactáceas mas grandes en venta del territorio español, en el podemos encontrar un gran numero de especies tanto de cactáceas como de otras plantas xerófitas, algunas de ellas con tamaños espectaculares que las hacen ideales para jardines al exterior.

Cuando visitas Checa por primera vez, lo primero que te llama la atención son los campos de grusonii que nos dejan con la boca abierta, algunos de estos ejemplares con portes realmente grandes, difíciles de ver en otros sitios. También tiene una gran colección de Agaves y Aloes a muy buenos precios, Ferocactus, Mammillarias, columnares de diferentes especies y un largo etcétera hacen que su visita sea obligada si pasas cerca y eres un verdadero loco de los cactus.

También cuenta con un invernadero de plantas mas pequeñas donde depende de la temporada podemos encontrar unas u otras especies. Sin duda un sitio a tener en cuenta.

Después de abrir el apetito con nuestra primera visita, nos desplazábamos a Cullera para comer y seguir con el hambre de cactus por la tarde.

Nuestro siguiente destino era el vivero de Cactusloft, nos dábamos cita con Carles y su padre y nos desplazábamos a su invernadero de venta para ver que encontrábamos. Esta empresa familiar cuenta con muchas plantas difíciles de encontrar con una presentación muy buena, algunas de ellas realmente raras de ver. También tiene venta por internet a través de su web donde podemos pedir sus ultimas actualizaciones y comprarlas tranquilamente desde casa.

Fueron muchas las plantas que compramos y que nos preparo Carles amablemente en cajitas para que nos se nos movieran en el coche y llegaran a casa en las mejores condiciones posibles. Este año nos íbamos sin visitar su colección, sin lugar a dudas una de las punteras de España con plantas e híbridos impresionantes.

Después de pasar la tarde en Cactusloft y llevarnos algunas naranjas para el postre, nos dirigimos a Gandia para cenar y comentar el primer día, algunos ya llevaban medio coche lleno de cactus y solo hablamos empezado el viaje.

El sábado nos despertábamos con mucho frío del que nos olvidamos pronto al ver los viveros de Miguel Mestre. Al invernadero que ya tenia, ha añadido otro mucho mas grande y por lo cual muchas mas plantas donde elegir. El sábado nos juntábamos con mas compañeros de CACSUMA a los que se sumaban varias personas de ACYS. Miguel nos daba el disparo de salida y pronto llenábamos los pasillos en busca de cualquier jovita. Los cactus iban llenando las cestas y entre cactus y cactus Miguel y Pilar nos prepararon un piscolabis con el que cogiamos fuerzas para dar alguna vuelta más.

Una vez peinado milímetro a milímetro el primer invernadero, nos íbamos a volver loco a Miguel en el segundo intentando que nos vendiera plantas que no tenia en venta o que nos sacara de los semilleros cosas que nos gustaban, un día nos mata…

Una vez pasado el fervor mañanero nos fuimos a comer con la gente de ACYS. Estando en Valencia, estaba claro que lo mejor seria una buena paella con amigos donde charlar de nuestra afición.

Después de la comida nos desplazamos a la casa de Miguel y Pilar a ver su colección particular y quedarnos boquiabiertos con los magníficos ejemplares, alguno de ellos con ya algunos añitos. Es espectacular ver colecciones así de este porte y con ejemplares tan magníficos, un regalo para la vista sin lugar a dudas.

Nos despediamos de Miguel y Pilar y volvíamos a Gandia para otro rato de charla y cena con los compañeros de viaje, ya se iban viendo las caras de felicidad de lo que había comprado alguno y todavía no había acabado nuestro viaje.

El día 3 nos poníamos en la carretera rumbo a Bétera para visitar a una persona muy conocida en el mundo cactófilo, Vicente Bueno.

Nos esperaba en su casa con su cordial recibimiento como siempre, allí nos ofrecía un pequeño tentempié y charlábamos un rato de nuestra afición antes de meternos en su invernadero.

Vicente es una persona muy conocida en el mundo de las Rebutías y Sulcorebutias con plantas realmente raras y difíciles de encontrar en otros viveros. últimamente ha dejado un poco de lado estos géneros para empezar a meterse poco a poco en el mundo del los echinopsis y trichocereus híbridos de los que cuenta con increíbles ejemplares que hacen que mas de uno nos dejáramos allí lo poco que nos quedaba para obtener algunos ejemplares que llevábamos tiempo buscando con flores espectaculares. Todos terminamos de llenar las cajas con algún que otro ejemplar mas de Vicente y nos despedíamos de el, pronto le volveremos a ver en la feria de Cheste al igual que los otros viveristas del viaje.

Con los coches llenos nos volvimos a Madrid pensando ya en el siguiente viaje que será rumbo Almería, pronto una nueva crónica y una nueva dosis de cactus.